Noticias

CRÓNICA Sábado 23 de abril

Juvenil. 2ª fase, 10ª jornada: C.Bm.Llíria vs H.Oliva (36-17)

El juvenil sigue enchufado a la liga. Y así lo volvieron a demostrar en su partido ante Oliva, imponiendo un hambre y ambición que les mantiene  con opciones reales en la frenética lucha por el título. Os lo contamos.

El partido comenzaba con un Llíria correoso en defensa, que desbarataba las intentonas de Oliva por perforar la red local. Sólo los acertados lanzamientos exteriores de los visitantes impedían que nuestros Juveniles se distanciaran en el marcador. Un acierto que contrastaba con la cantidad de errores de finalización de los llirianos, que parecía que quisieran sufrir más de lo necesario… Pero pasado el primer tercio, nuestros juveniles se pusieron las pilas y comenzaron a marcar con la misma facilidad con la que llegaban a la portería rival. Por fin, se lograba plasmar en el marcador la evidente superioridad en el juego. 23-9 al descanso.

La segunda parte, lejos de disminuir la intensidad y acomodarse con la diferencia de goles, Llíria volvía al ritmo de presión defensiva, contraataques y ataques directos con el objetivo de seguir ampliando la ventaja de goles. Pero, en ocasiones, las prisas no son buenas consejeras. Y así ocurrió. La ambición de ganar condujo a nuestros chicos a sumar unos nefastos registros: quince lanzamientos fallados y once pérdidas. Una estadística que nos invita a reflexionar y, sobre todo, a seguir trabajando independientemente de la diferencia, positiva o negativa, en el marcador. Aspecto que el Oliva supo gestionar a su favor, ofreciendo un ritmo mucho más efectivo que el nuestro en el segundo tiempo. Una lección de esfuerzo y superación de la que también, por supuesto, aprendemos.

Victoria generosa en cuanto a resultado y aprendizaje. En Balonmano, como en cualquier deporte, puede que uno de los aspectos más importante sea el resultado… Pero no de cualquier manera. Seguimos trabajando. Seguimos aprendiendo.

IMG_20160423_134816IMG-20160423-WA0029IMG-20160423-WA0024IMG_20160423_134832

A destacar: La buena primera parte tanto ofensiva como defensivamente. 

A mejorar:  26 situaciones de ataque falladas/perdidas en la segunda parte. 

Crónica: Antonio Cotanda.

Infantil masc. 6ª jornada de Copa: CH.Alcàsser vs C.Bm.Llíria (22-36)

Mermados por las bajas, los Infantiles llegaban a la difícil pista del Alcàsser dispuestos a repetir el buen resultado del partido de ida. El premio de mantenerse en los puestos de cabeza de su grupo de Copa bien lo merecía.

En los minutos iniciales, y con más coraje que buen juego, los de Llíria lograban en ataque superar con bastante fluidez la alta presión defensiva propuesta por Alcàsser. Y en defensa, se conseguía neutralizar la fortaleza física de la primera línea local, que no conseguían superar a nuestros acertados porteros. Y con este guión se llegaba al descanso; con Llíria apoyándose en el nivel de su portería y marcando el ritmo ofensivo a base de cortas pero eficaces combinaciones de pase y va, y con Alcàsser desplegando un juego de ataque colectivo digno de resaltar. Ventaja de ocho goles y mucho por mejorar.

La segunda parte fue un calco de la primera. Mucha velocidad y poca elaboración por parte de los nuestros, que buscaban en ataque la contundencia que no se conseguía en defensa. Por su parte, Alcàsser buscaba las cosquillas a los Llirianos por las tan mal defendidas zonas laterales, evidenciando la intolerable relajación visitante.

Final de partido. Un encuentro en el que las defensas brillaron por su ausencia… +14 de diferencia y dos puntos más que nos acercan a la clasificación para las fases finales de Copa.  Ahora toca seguir trabajando con mucho esfuerzo e ilusión y demostrar, en la siguiente cita copera, que el equipo es capaz de sacar su mejor versión y mantenerla durante los 50’ de partido. ¡Hacia adelante, Infantiles!

IMG_20160423_103844  IMG-20160425-WA0009IMG_20160423_110939

A destacar: Buena interpretación en ataque de su defensa presionante. Y, como siempre, nuestros porteros.

A mejorar:  La falta de intensidad y control del partido en defensa, sobre todo en la segunda parte.

Crónica: Antonio Cotanda.

Infantil fem. 6ª jornada de Copa: H.Almassora vs C.Bm.Llíria (25-14)

Una de cal y otra de arena… Este finde nuestras chicas se enfrentaban al Almassora, un equipo a priori superior y con mayor experiencia balonmanística. Y nuestras chicas, como ya nos tienen acostumbrados, intentarían demostrar que su pasión, ilusión y ganas de aprender pueden con todo.

A pesar de la ventaja inicial, el partido empezaba mal, muy mal para las nuestras. La variedad de recursos de las locales, sumada a su fortaleza física y amplitud de banquillo, destrozaba nuestras intentonas por mantenernos con opciones de disputar los puntos. Arrolladora primera parte de Almassora a la que nuestro equipo poco pudieron hacer. Tocaba remontar el ánimo, volver al segundo tiempo con mucha más energía y aprovechar los 25 minutos restantes de puro aprendizaje. 

Y, contra todo pronóstico, Llíria resurgió de sus cenizas. En la segunda parte nuestras chicas despertaron y volvieron al buen juego de partidos anteriores. Las buenas defensas, apoyadas por la excelente aportación de nuestras porteras, permitían que las llirianas llegaran con mayor frescura y confianza a las situaciones de ataque. Y, así, se consiguió ganar la segunda parte de un gol, demostrando una vez más que estas chicas cada día crecen un poquito más.

Derrota, no se pudo remontar el mal parcial del primer tiempo, pero sí seguir sumando buenas sensaciones. ¡Este es el camino, equipo!

IMG-20160426-WA0009IMG-20160426-WA0011 IMG-20160426-WA0010

A destacar: El resurgir del segundo tiempo, en el que se demostró a qué nivel el equipo es capaz de llegar.

A mejorar:  Contra rivales tan fuertes no nos podemos permitir empezar tan relajadas y con tan poca intensidad. ¡Lo corregiremos!

Crónica: Mario Llopis.

Alevín. 2ª fase, 2ª jornada: Bm.Benaguasil vs C.Bm.Llíria (6-2)

Nuestros peques visitaban la pista de nuestros compañeros del Benaguasil. Un motivante derbi al que llegábamos con la certeza de que las bajas no mermarían la progresión de los anteriores partidos. Todo un reto.

Primera parte: Como más nos gusta, “despacito y con buena letra”, el equipo arrancaba el partido contemporizando muy bien los ataques y presionando en defensa sus puntos fuertes. Y haciendo las cosas bien, los nuestros conseguían colocarse por encima en el luminoso. Pero la gasolina se acabó demasiado pronto… En el ecuador de la parte desapareció el carácter lliriano, y esto pasó factura a los chicos de Paco, que no pudieron evitar la remontada local. Derrota.

Segunda parte: Aún tocados anímicamente, el equipo salió perdido y pensando aún en los puntos perdidos en la primera parte. A pesar de la poca defensa y la falta de ideas en, se conseguía llegar a los minutos finales en igualdad. Derrota justa por la mínima.

Tercera parte: Y con el tesón, esfuerzo y temperamento con el que el equipo tanto nos han hecho disfrutar, se arrancaba el tercer tiempo. La cara de los nuestros era otra. Por fin volvíamos a ver la mejor versión del Alevín. Pero nuestros excesivos errores en las zonas de finalización y el nerviosismo grupal por las cuestionables decisiones arbitrales llevaron al equipo a perder la parte. Derrota.

Cuarta parte: Ya con los puntos perdidos matemáticamente y sin la, a veces perjudicial, presión de ganar; los Alevines buscarían remontar el vuelo y disfrutar de la última parte. Y tanto que lo hicieron. Muy buena última parte que desempaña, en cierto modo, las malas fases de juego de las dos primeras partes. Se puede ganar… se puede perder… pero nunca dejaremos de aprender.

A destacar: La actitud positiva de las dos últimas partes, a pesar de los dos malos primeros tiempos.

A mejorar:  No podemos dejarnos influencia negativamente en lo actitudinal por las adversidades que encontramos durante el partido. Las decisiones arbitrales, el acierto de los rivales y los nuestros propios fallos forman parte del deporte y, como tal, son necesarios en nuestro aprendizaje. ¡Que los errores nos sirvan para seguir creciendo, equipo!

Crónica: Paco Balaguer.